sábado, 30 de junio de 2012

DE (ANIMALES Y) PLANTAS PARTE II: UNA NUEVA VIDA PARA LA COSA DEL PANTANO

 Por Miguel Garre


Hagamos una breve recapitulación:

1 – Len Wein y Bernie Wrightson, crearon a La Cosa del Pantano a principios de los años 70. Alec Holland, un científico que trabaja en un suero para restaurar la vegetación, muere pero cae en el pantano donde por arte de este suero se transforma en una criatura híbrida humana-vegetal (parece ser que existe una historia unitaria anterior de los mismos autores con diferencias –entre ellas el nombre del protagonista- de la que sería la “oficial” finalmente).

2 – Continúan la colección varios equipos creativos (David Michelinie y Gerry Conway a los guiones, Nestor Redondo y Fred Carrillo a los lápices), así como inician un nuevo volumen otros (con guiones de Martin Pasko), pero es Alan Moore quien realiza la etapa más celebrada del personaje. En él, con su giro argumental más comentado, Moore nos cuenta que en realidad Holland no es la criatura, sino que la vegetación que creó el cuerpo de La Cosa del Pantano, retuvo sus memorias.

3 – A la marcha de Moore, Rick Veitch, colaborador de éste, se hace cargo del personaje, intentando seguir un tanto las líneas trazadas por su mentor. Tras la marcha de éste por diferencias con DC comics (por un tema de censura, si bien planeaba abandonar la colección en breve pero de forma no traumática), Dough Weeler se hace cargo de la colección y más tarde toma las riendas la escritora de terror Nancy A. Collins, en una etapa más bien discreta.

4- Llega Mark Millar, arropado en el primer arco (los 4 primeros números, aunque en la edición de Planeta Cómics se lista a Morrison erróneamente como guionista o bien en solitario o junto a Millar en varios de los siguientes del primer tomo) en la que modestamente me parece (y espero que no me crucifiquen los fans de Moore) la mejor etapa del personaje (al menos de las que he leído). En ella un nuevo giro nos presenta a Alec Holland que despierta de un sueño narcótico provocado por unos experimentos con unas sustancias de esta índole, siendo toda su vida como La Cosa del Pantano un sueño inducido por las drogas. Además la criatura separada de Holland ha empezado a matar a todo aquel que se cruza en su camino. Pronto todo volverá a la continuidad del personaje pero Millar lo llevará a una encrucijada que hará que la colección cierre (eso si, con broche de oro) en el número 171 de este segundo volumen. Pero además, el status que alcanzará el personaje al término de la historia hará casi imposible la continuidad por parte de otros autores. Entremedio, La Cosa del Pantano se enfrentará a varios juicios (que de pasarlos le darán un poder mucho mayor, casi de un Dios), sufrirá las intrigas de unos extraños personajes, encontrará a viejos conocidos en entornos extraños (su mujer de su vida anterior Linda Holland, en uno de los mejores y más sorprendentes episodios), se desplazará de historia en historia en un libro de relatos de una escritora muerta, que le harán vivir diferentes realidades alternativas, e incluso deberá decidir entre destruir toda vida en la tierra o no y tendrá un enfrentamiento final con John Constantine (menos dramático y físico de lo que podría parecer, pero mucho más sorprendente y que definirá el final de la serie). Lo dicho, en mi modesta opinión: un clásico.

MISIÓN IMPOSIBLE

De todos modos, como comentábamos en la primera parte de este artículo, hubo varios intentos (fallidos) de resucitar al personaje en un entorno más o menos “normal” (al menos todo lo normal que puede ser una serie de monstruos, claro), alguno de ellos no exento de interés.

1 – Swamp Thing: Roots (La Cosa del Pantano: Raíces)(Marzo de 1998): El artista Jon J. Muth, realiza este especial en el que no contradice lo anteriormente narrado por otros, ya que cuenta la historia de otro personaje que no tiene nada que ver con Holland que se convierte en La Cosa del Pantano, mucho antes que éste. Lo más interesante de este número es el arte de Muth.

2 – El guionista Brian K. Vaughn, se hace cargo en el 2001, de una nueva colección, centrándose, no en el personaje del pantano, sino en Teffé, la hija humana de nuestro protagonista (proveniente de la etapa de Veitch y vista por última vez como niña aún, en los últimos números de Millar), convertida aquí ya en una adolescente. La serie, de hecho, no estaba nada mal, pero cierra en el número 20 debido a que el público no consigue conectar con una serie de La Cosa del Pantano en que la protagonista tiene conexiones con ésta pero, definitivamente, no lo es. Vaughn daría muestras de su valía unos años más tarde en la excelente “Y, el último hombre”, también bajo el sello Vertigo.

3- Se realiza un tercer intento de resucitar la cabecera con Andy Diggle en los guiones (al que seguirán Will Pfeifer con Richard Corben –sólo 2 números- y Joshua Dysart), en una colección que intenta retomar el final de la era Millar y darle un toque de continuidad. De todos modos la tarea es complicada, y Diggle (que es al que le toca la tarea más difícil) firma un arco de 6 números que nos devuelve a La Cosa Del Pantano a un status parecido al de sus primeras apariciones. Y si bien, intenta seguir desde donde lo dejó Millar, lo consigue sólo a medias, ya que rompe un poco el espíritu de lo que aquel hizo. De todos modos, esta etapa cerrará en el número 29 por las bajas ventas. Curiosamente Diggle, que utiliza a John Constantine como catalizador en sus números, sí que realizaría más tarde, una muy buena etapa de Hellblazer (publicada en España en tres volúmenes por la editorial Planeta). Otra curiosidad es que a Teffé se le da, en estos primeros números la posibilidad de ser campeona de “Lo Rojo”.

INVOLUCIÓN Y/O RESET

Al fin, el año pasado se inicia una nueva colección de Swamp Thing que parece que puede estar a la altura de las etapas más gloriosas del personaje (la de Moore y la de Millar básicamente), o, al menos resultar una lectura de lo más entretenido, amén de configurar un mosaico junto a su colección hermana “Animal Man” compartiendo un argumento y tronco común con esta.

Como ya comentamos todo esto ha sido posible por una especie de “puesta a cero del personaje” que coincide con un reset de todo el universo DC (números 1 de todas las colecciones y cambios importantes en los personajes de la casa), si bien, ya en sagas anteriores a este “reset” (“The Brightest Day”), se había intentado revertir el status del personaje.

En esta nueva serie, Alec Holland despierta después de haber muerto en el primer número de la colección original, su cuerpo humano restaurado por algún tipo de fuerza; en realidad “Lo Verde”, la fuerza detrás de toda la vida vegetal. Esta será una de las razones que le unirá a “Animal Man”, ya que detrás de este personaje está otra fuerza similar, “Lo Rojo”, que sostiene toda vida animal (y que al haber aparecido en el anterior intento asociada a Teffé, hace que aún se vea más claro la unión de ambas colecciones).

Sin embargo, si bien Holland no ha existido como la criatura conocida como La Cosa del Pantano, si que tiene memorias de todo lo que ha sucedido en las etapas anteriores de la colección (una forma enrevesada de hacer dicho reset, sin renunciar a un ligero trazo de continuidad). Los agentes de la fuerza que lo han resucitado intentarán que éste acepte ser su paladín renunciando a su humanidad (y ganándose el título de la cabecera) pero éste los rechazará repetidas veces, si bien estos le avisan del nuevo enemigo que se acerca: “The Rot” (“Lo Podrido”, “La Podredumbe”). Alec también volverá a encontrarse con Abigail Cable (su amante en etapas anteriores de la colección y madre –en la línea argumental anterior, porque en ésta de momento, parece no existir- de su hija, Teffé).

El enemigo acabará llegando y nuestro protagonista deberá elegir ser de nuevo el paladín del mundo vegetal o no; eso sí, si no es ya demasiado tarde.

Todo esto, que explicado, parece un poco “tomadura de pelo” (al menos la parte inicial del reset), está bastante bien desarrollado, y aunque exige un mínimo “acto de fe” por nuestra parte para entrar en la colección, personalmente creo que merece la pena. Leídos los 10 primeros números de la colección parece que por fin, los nuevos responsables han encontrado un tono y un argumento que hacen que valga la pena seguir las andanzas del personaje. Además del primer sub-arco muy entretenido (los primeros 9 números, que no acaban la historia pero sí el primer escarceo), debo recomendar especialmente el último número aparecido americano (el 10) que creo está destinado a ser un clásico dentro de la colección (por lo que cuenta, con quién y el estilo como está narrado).


Mientras tanto, en la colección de Buddy Baker, este se entera de que los poderes de su hija Maxine, están destinados a ser aún mayores que los suyos, esto es, si sobrevive, porque “The Rot” (el mismo enemigo que en la colección de Holland) ha enviado a unos agentes suyos “Los Tres Cazadores” para que lo maten a él y a toda su familia. “The Red” (Lo Rojo) hará todo lo posible para poner a Buddy y su hija en la dirección adecuada, así como avisarles de que “deben buscar a Alec Holland, ya que es el único que puede ayudarles”. Y debo decir que lo leído hasta el momento (en este caso los 9 primeros números), me está pareciendo también una colección superentretenida, muy bien trazada y con una parte artística bastante conseguida.

Y parece ser que en el anual de este año de “Animal Man” (que debe haber aparecido ya, en América, claro) se darán respuestas sobre este conflicto entre Lo Verde, Lo Rojo y Lo Podrido, amén de que ambas colecciones se cruzarán a partir del número 12 (no se sabe aún si se tratará de un número de cada colección o serán más).

Una apuesta arriesgada que de momento, sin saber si es obra del nuevo guionista de La Cosa del Pantano (Scott Snyder) o del de “Animal Man” (Jeff Lemire), o los editores de las colecciones, parece que puede salir bien. Una muy buena noticia para todos los seguidores de ambos personajes. Ahora sólo queda leer los cómics y que cada uno forme su propia idea. Yo por mi parte pienso seguir disfrutándolos, ojala que mucho tiempo.



(Nota de interés)


Para los que sepais inglés, podéis encontrar una explicación mucho más detallada de toda la saga de La Cosa del Pantano, en esta página de wikipedia: Swamp Thing


Para los que no, tenéis esta misma página en castellano, pero sólo llega hasta justo la etapa anterior de Nancy A. Collins, así que os despejará algunas dudas pero no lo tenéis todo traducido: La cosa del Pantano


En ninguna de ellas, por eso (salvo error u omisión) se hace eco del One Shot “Roots”.

1 comentario:

ranjitaquan dijo...

Casinos Near Bryson City, NC - MapyRO
Casinos Near Bryson 양주 출장샵 City, NC. Find best casinos near 군산 출장마사지 Bryson City, NC in Bryson 시흥 출장마사지 City. Mapyro offers up great 전라남도 출장마사지 deals on hotels, motels, travel, 하남 출장안마 and amenities.